Editorial

Tiempo ordinario


«La Palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza; instrúyanse y anímense unos a otros con toda sabiduría» (Col 3,16).

El mes de septiembre se presenta como una oportunidad para acogar con vitalidad siempre nueva nuestra lectura cotidiana de la Palabra. Recordemos que el día 30 haremos memoria de San Jerónimo de quien recibimos la traducción de la Biblia al latín (La Vulgata) de los textos originales en hebreo y griego, tarea a la que le dedicó 40 años de su vida. La Biblia continúa siendo el libro más leído, traducido e impreso en la mayoría de las lenguas del mundo.

La liturgia de la Palabra con sabiduría nos acompaña e invita a la fidelidad en el seguimiento, a siempre buscar caminos de liberación, no olvidando que las estructuras sociales, incluida la familia, están bombardeadas y condicionadas. Cada creyente ha de resignificar su modo de posicionarse en el mundo, buscando siempre maneras nuevas de relacionarnos con el entorno.

Ojalá que continúe interpelándonos la crisis mundial de valores, los conflictos bélicos, las injusticias a todo nivel y, ante todo, la manipulación masiva que se produce en el continente digital. Todo parece apuntar a volvernos comunidades de fe temerosas, indiferentes y pesimistas frente a los cambios. La esperanza se recupera cuando amamos de verdad desde la proximidad, la compasión y la ternura.

También para este mes tendremos la jornada mundial del Migrante y del refugiado; acojámosla como tiempo para sensibilizarnos e implicarnos en alguna acción a favor de quienes se arriesgan en búsqueda de mejores condiciones de vida. Dios nos compromete a escuchar el clamor de su pueblo empobrecido.

“La llegada de migrantes y refugiados católicos ofrece energía nueva a la vida eclesial de las comunidades que los acogen. Ellos son a menudo portadores de dinámicas revitalizantes y animadores de celebraciones vibrantes. Compartir expresiones de fe y devociones diferentes representa una ocasión privilegiada para vivir con mayor plenitud la catolicidad del pueblo de Dios” (Papa Francisco, 108º jornada mundial del migrante y refugiado).

Diario Bíblico

Related Articles

Editorial abril 2022

Editorial marzo 2022

Editorial febrero 2022