Editorial

Cuaresma 2022


La terquedad de la vida y la pascua

Aunque el tiempo litúrgico de cuaresma concluya, ahora que ya nos aproximamos a la Semana Santa, lo cierto es que las cuaresmas existenciales permanecen llegando a cuestionar si será posible renacer a una vida nueva. Y es que son muchas las realidades de sufrimiento y de maldad que van ganando terreno, hasta el punto de nublarnos la esperanza. Por eso no dejemos de hacer vida las palabras del Papa Francisco para esta Cuarema, inspiradas en el texto paulino: no se cansen de sembrar y cosechar bondad (Gal 6,9). Ejemplos vívidos nos los da la misma madre naturaleza, capaz de prodigar vida, a pesar de tanto maltrato y desprecio. Ojalá el tiempo litúrgico pascual nos de la oportunidad de reconectar con todo aquello que genera y defiende la vida, la “VIDA” en todas sus formas. Son muchas las oportunidades que perdemos para oxigener, recuperar y revitalizar la vida. Seguro que, hemos escuchado a quienes nos invitan a ser parte del cambio, ¡Ésta es nuestra oportunidad! Fomentemos, desde la espiritualidad del “cuidado integral”, gestos y acciones que contrarresten las huellas del pecado y del mal que impera en nuestro mundo de hoy.

¡Cristo ha resucitado, y nosotros podemos resucitar con Él! La alegría de la resurrección debe notarse en el rostro, en los sentimientos y actitudes, en el modo de relacionarnos con los demás y la casa común.

Diario Bíblico

Related Articles

Editorial marzo 2022

Editorial febrero 2022

Editorial enero 2022