Diario Bíblico en Español

25 de Junio del 2022

Primera lectura: Is 61,9-11: 
Desbordo de gozo con el Señor
Salmo: Interleccional 1Sm 2,1.4-8: 
Mi corazón se regocija en el Señor, mi Salvador
Evangelio: Lc 2,41-51: 
Conservaba todo en su corazón

12a Semana Ordinario Inmaculado Corazón de María Guillermo, abad (1142)

41 En aquel tiempo, para la fiesta de Pascua iban sus padres todos los años a Jerusalén.
42 Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según costumbre.
43 Al terminar ésta, mientras ellos se volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran.
44 Pensando que iba en la caravana, hicieron un día de camino y se pusieron a buscarlo entre los parientes y los conocidos.
45 Al no encontrarlo, regresaron a buscarlo a Jerusalén.
46 Luego de tres días lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas.
47 Y todos los que lo oían estaban maravillados ante su inteligencia y sus respuestas.
48 Al verlo, se quedaron desconcertados, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados».
49 Él replicó: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo estar en los asuntos de mi Padre?»
50 Ellos no entendieron lo que les dijo. Regresó con ellos, fue a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.
 
Comentario 

Un día para meditar en las semillas de vida y esperanza sembradas en los corazones a ejemplo de María, la campesina de Nazaret quien, desde su pobreza y condición marginal, supo decir sí al proyecto liberador de Dios. Un sí incondicional que, de repente, no supo medir la magnitud de lo que iba a significar para ella, no solo como madre sino como discípula. A ejemplo de María, muchas mujeres siguen engendrando vidas. Lo hacen en condiciones de marginalidad, víctimas de una sociedad patriarcal que las instrumentaliza y, en muchas ocasiones, las deja solas con el compromiso.

Esto debe alentarnos, por un lado, a valorar a las madres solteras que luchan por sacar adelante a sus hijos e hijas; y a no despreciar ninguna vida, por difícil que haya sido su origen, sino a valorarla, potenciándola y dignificándola. Toda fiesta de María es un homenaje al aporte de las mujeres al plan de Salvación de Dios. Agradezcamos a Dios por las mujeres de nuestra vida y cuidémoslas. ¡Benditas, mujeres de Dios!

 

 

 

 

Related Articles

10 de Abril del 2022

9 de Abril del 2022

8 de Abril del 2022