Diario Bíblico en Español

1 de Agosto del 2022

Primera lectura: Jer 28,1-17: 
El Señor te ha enviado
Salmo: 119:
Instrúyeme, Señor, en tus leyes
Evangelio: Mt 14,13-21: 
Denles ustedes de comer

18a Semana Ordinario Alfonso Ma. de Ligorio, fundador (1787) Pedro Faber (1546)

13 En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan Bautista se fue de allí en barca, él solo, a un paraje despoblado. Pero lo supo la multitud y lo siguió a pie desde los poblados.
14 Jesús desembarcó y, al ver la gran multitud, sintió lástima y sanó a los enfermos.
15 Al atardecer los discípulos fueron a decirle: «El lugar es despoblado y ya es tarde; despide a la multitud para que vayan a los pueblos a comprar algo de comer».
16 Jesús les respondió: «No hace falta que vayan; denle ustedes de comer».
17 Respondieron: «Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados».
18 Él les dijo: «Tráiganlos».
19 Después mandó a la multitud sentarse en la hierba, tomó los cinco panes y los dos pescados, alzó la vista al cielo, dio gracias, partió el pan y se lo dio a sus discípulos; ellos se lo dieron a la multitud.
20 Comieron todos, quedaron satisfechos, recogieron las sobras y llenaron doce canastos.
21 Los que comieron eran cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.
 
 
Comentario 

En la época de Jeremías todavía muchos de los cultos del entorno tenían sus “profetas”, una especie de “adivinos” que trabajaban como consejeros del rey. Los profetas del reino de Judea, por su parte, se comprendían como voceros del único Dios. El problema surgía cuando dos profetas del mismo Dios mantenían posturas encontradas ante un mismo asunto. El profeta Ananías impulsaba la resistencia a los babilonios y por eso destruyó el yugo que Jeremías cargaba simbólicamente, con ocasión de la reunión de los varios embajadores en Jerusalén y que se organizaban para rebelarse contra aquella potencia. Jeremías abogaba por la prudencia más que por la sumisión.

El encontronazo entre dos visiones o posturas proféticas deja a Jeremías sin argumentos, en primera instancia. Solo después volvió con motivos que consolidaron su visión; uno de ellos, la muerte del propio Ananías. Los profetas no tienen la bola de cristal ni línea directa con Dios; son personas profundamente analíticas de lo que está sucediendo y lo cotejan con el designio divino para su pueblo. ¿Cómo identificar un falso profeta cristiano de uno verdadero? ¿Cómo entretejemos el profetismo cristiano con los derechos humanos y el cuidado del planeta? ¡Recuerda que eres profeta desde tu bautismo!

 

 

Related Articles

10 de Abril del 2022

9 de Abril del 2022

8 de Abril del 2022