Consulta diaria

Primera lectura: 1Sm 1,1-8: 
Su rival insultaba a Ana, porque el Señor la había hecho estéril
Salmo: 116:
Te ofreceré, Señor, un sacrificio de alabanza
Evangelio: Mc 1,14-20: 
Los haré pescadores de hombres

1a Semana Ordinario Ana de los Ángeles Monteagudo (1686)

 
14 Cuando arrestaron a Juan, Jesús se dirigió a Galilea a proclamar la Buena Noticia de Dios.
15 Decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Arrepiéntanse y crean en la Buena Noticia».
16 Caminando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés que echaban las redes al lago, pues eran pescadores.
17 Jesús les dijo: «Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres».
18 Inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron.
19 Un trecho más adelante vio a Santiago de Zebedeo y a su hermano Juan, que arreglaban las redes en la barca.
20 Inmediatamente los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron con él.
 
Comentario 

Llama la atención que la misión de Jesús comience en Galilea; sin embargo, se entiende que un lugar tan productivo y próspero sea escenario de injusticia social. Sus habitantes sufren mucha opresión, marginación y empobrecimiento por parte de las autoridades y terratenientes, amparados en leyes y costumbres, en su mayoría, inhumanas.

En ese sentido podemos decir que hay muchas “Galileas” que atender en este mundo, y que la mejor manera de hacerlo es viviendo la llamada de Jesús –como la de los apóstoles–, erradicando cualquier tipo de discriminación, por ejemplo, como la que nos recuerda I Samuel, a propósito de la esterilidad de Ana, condición considerada, para la mentalidad hebrea, castigo de Dios.

Si bien, a lo largo de la historia se han ido superando muchas situaciones, también es cierto que no se termina de incidir en la raíz de tanta maldad. La presencia de Dios nos invita a sentir la realidad de manera entrañable, respondiendo al sufrimiento con acciones concretas. ¿Cómo puedes convertirte en pescador de humanidad?