Consulta diaria

Primera lectura: Números 6,22-27: 
Invocarán mi nombre sobre los israelitas y los bendeciré.
Salmo: 67:
El Señor tenga piedad y nos bendiga.
Segunda lectura: Gálatas 4,4-7: 
Envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer.
Evangelio: Lucas 2,16-21: 
Le pusieron por nombre Jesús.

Santa María, Madre de Dios

 
16 Los pastores fueron rápidamente y encontraron a María, a José y al niño acostado en el pesebre.
17 Al verlo, les contaron lo que les habían dicho del niño.
18 Y todos los que lo oyeron se asombraban de lo que contaban los pastores.
19 Pero María conservaba y meditaba todo en su corazón.
20 Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto; tal como se lo habían anunciado.
21 Al octavo día, al tiempo de circuncidarlo, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de que fuera concebido.
 
 
Comentario 

En este primer día del año es bueno recordar que, en medio de los reveses de la historia, Dios trae designios de paz para la humanidad. María, la humilde campesina de Nazaret, es testigo de que la gracia de Dios ha actuado en su pequeñez dándole un giro a su vida. Por pura gracia ella gesta, educa, alimenta y acompaña al embajador de la paz. María junto a José y los pastores, confirman que la gloria de Dios ha querido hacerse presente dignificando su condición de pueblo empobrecido y marginado.

Pide a Dios que también haga de ti una persona capaz de gestar vida nueva en medio de tantos proyectos imperiales de muerte. Recuerda que no habrá paz, mientras se continúe promoviendo la superioridad y la desigualdad sociales que no respetan formas más naturales de vivir. Sé promotor de una paz optando por estilos de vida alternativos que garanticen la salud y el bienestar de las mayorías. Juntos con María, seamos gestores de vida nueva. ¡Cuida y defiende la VIDA!