Con motivo de la publicación de la Nueva Biblia para la juventud, Papa Francisco ha escrito un relato muy personal de su propia relación con la Biblia.

Francisco a los jóvenes: La Biblia es un libro extremadamente peligroso


Mis queridos jóvenes amigos,

Si ustedes vieran mi Biblia quizás se sorprenderían. Dirían: "¿Qué? ¿Esta es la Biblia del Papa? ¡Un libro tan viejo, tan desgastado!’”. Podrían también regalarme una nueva, quizás también una de 1.000 euros pero no quisiera tenerla. Amo mi vieja Biblia, aquella que me acompañó la mitad de mi vida. Vio mi alegría, se mojó con mis lágrimas: es mi inestimable tesoro. Vivo por ella y por nada del mundo la apartaría de mí.

Me gusta mucho esta nueva Biblia para Jóvenes. Es tan viva, tan rica de testimonios de santos, de jóvenes. Es tan atractivo que cuando comienza a leer al principio, no se puede parar hasta la última página.

¿Y luego...??? Luego desaparece en un estante llenándose de polvo. Hasta que un día sus hijos la venderán en el mercado de libros usados. ¡No! ¡Esto no puede ser!”,

Quiero decirles una cosa: hoy, Aún más que los comienzos de la Iglesia, los cristianos son perseguidos. ¿Cuál es la razón? Son perseguidos porque llevan una cruz y dan testimonio de Cristo. Son condenados porque poseen una Biblia. La Biblia es, por lo tanto, un libro muy peligroso, tan peligroso que te tratan en algunos países como si se ocultaban granadas de mano en su armario..

Mahatma Gandhi, que no era cristiano, una vez dijo: “A ustedes los cristianos se les ha confiado un texto que contiene una cantidad de dinamita suficiente como para hacer explotar en mil pedazos toda la civilización, para poner el mundo al revés y llevar la paz a un planeta devastado por la guerra. Sin embargo, lo tratan como si fuera simplemente una obra literaria y nada más”.

Entonces, ¿qué tienen en sus manos? ¿Una obra de literatura? ¿Una antología de antiguas y bellas historias? En tal caso, habría que decirle a muchos cristianos que son encarcelados y torturados por la Biblia: ‘Que estúpidos son y poco listos: ¡es solo una obra literatura!'.

No. Con la Palabra de Dios la luz vino al mundo y nunca más se apagará. En mi exhortación apostólica, “La alegría del Evangelio”, he escrito: “Nosotros no buscamos a tientas ni necesitamos esperar que Dios nos dirija la palabra, porque realmente «Dios ya ha hablado, ya no es el gran desconocido sino que se ha mostrado». Acojamos el sublime tesoro de la Palabra revelada.” (n.175)

Así que ustedes tienen en sus manos algo divino: ¡un libro como el fuego! Un libro en el que Dios habla. Así que recuerden: La Biblia no está hecha para ser colocado en un estante, sino está hecha para estar en sus manos, para leer frecuentemente, todos los días, ya sea solo o juntos con otros. Con otros hacen deporte y van a compras. ¿Por qué entonces no leer juntos la Biblia, de en dos, en tres o cuatro? Quizás al aire libre, rodeados de la naturaleza, en el bosque, en la orilla del mar, en la noche iluminado por algunas velas… tendrán una experiencia estupendo.

¿O quizás tienen miedo de aparecer ridículos delante de los demás?

¡Leer con atención! ¡No te quedes en la superficie, como se hace con una revista de historietas! Nunca simplemente leer por encima la Palabra de Dios. Más bien pregúntese: ¿Qué dice esto a mi corazón? A través de estas palabras, ¿Dios me está hablando a mí? ¿Me ha tocado en lo profundo de mis anhelos? ¿Qué debo hacer?" Sólo así la palabra de Dios podrá desplegar toda su fuerza; sólo así puede transformar nuestras vidas, convirtiéndose plena y hermosa.

Quiero confiar como leo mi vieja Biblia. A menudo la leo por un tiempo, luego la pongo a un lado y contemplo el Señor. No es que veo al Señor, pero él se mira a mí: Dios está realmente allí, presente. Así me dejo observar por él y siento — y no es sentimentalismo —, percibo en lo más profundo lo que el Señor me dice. A veces no habla, y entonces no me siento nada, sólo un vacío, un vacío, un vacío... Pero con paciencia, sigo estando allí y lo espero, leyendo y orando. Oro sentado porque me duele estar de rodillas. A veces, estoy orando y me quedo dormido, pero no importa. Yo soy como un hijo junto a su padre, y eso es lo que importa.

¿Quieres hacerme feliz? Leer la Biblia.

Papa Francisco

Fuente: Zenith.org