Nuestro Editorial

Pascua 2021



Editorial

 

«Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos». (FT 8)

En la recta final de la Pascua recibimos la invitación a «permanecer» en Dios, como el sarmiento a la vid, para que nuestro amor no se extinga ni se agote. Y es que, lo queramos o no, estamos siendo probados como creyentes y como seres humanos en nuestra capacidad de amar «la vida». La pandemia provocada por el virus SARS – CoV – 2 continúa retándonos sobre nuestra capacidad de ser seres en sociedad: éticos, responsables, solidarios, etc. ¿A qué estamos brindándole mayor importancia y qué estamos descuidando en nuestro entorno familiar y social? La Palabra continúa invitándonos a reconocer a Dios como la fuente del amor y la felicidad plena. Un amor y una felicidad, que no está ofreciendo la sociedad de consumo en la que vivimos inmersos. Si nos dejamos guiar por el Espíritu de Dios llegaremos a priorizar los valores fundamentales por encima de aquello que resulta accesorio; apreciaremos más la cultura del encuentro superando las diferencias; cuidaremos más de la vida en todas sus formas, pasando del antropocentrismo (ego) al biocentrismo (eco).

Agradezcamos el amor providente de Dios, que se manifiesta en todo lo creado, especialmente en ese ecosistema que nos rodea y posibilita que estemos vivos y con salud. Sepamos ser también nosotros, manifestación de su presencia amorosa y ayudemos a humanizar este mundo.

Diario Bíblico