Nuestro Editorial

Año nuevo



Un texto para un Mundo Nuevo

Antes de leer y acercarnos al Evangelio de Mateo, es necesario considerar el mundo que rodeó a la Comunidad que está detrás del evangelio, su realidad, sus conflictos y su reflexión sobre Jesús Resucitado.

En el tiempo de redacción del Evangelio, la comunidad afrontaba la separación del mundo judío, del templo y de la ley. Experimentaba la persecución y la exclusión, viviendo fuertes presiones sociales y religiosas. El texto se escribe poco después de la destrucción del templo y la desolación de Jerusalén por el año 80 d.C. Esta realidad es importante para ser reflexionada por la comunidad.

Sobre su autor, nada confirma que sea el mismo personaje del evangelio (Mt 9,9). El texto es anónimo. Podemos decir que es la Comunidad la que pone bajo su nombre el evangelio o es posible que haya tenido una especial relación con el apóstol.

El autor tiene un gran manejo de las costumbres y normas judías y que las deja en eviden-cia en los relatos para facilitar a los lectores la compresión que tiene de su mensaje.

La Comunidad a la que va dirigido el evangelio es principalmente de lengua griega pero de origen judío, posiblemente de la región de Siria. Viven en un ambiente urbano. El mensaje de Mateo se centra en temáticas que le son de vital importancia como el “Reino de Dios”, clave que orienta todo el evangelio. Jesús hace presente el Reino con obras y palabras, lo anuncia, lo comparte con los discípulos y también con el pueblo. El evangelio es una catequesis integral para hablar del Reino y tiene como objetivo demostrar que Jesús es el Hijo de Dios.

¿Por qué leer el evangelio de Mateo hoy?. Vivimos en varias sociedades donde los derechos de muchos están en manos de quienes poseen el poder económico, judicial y político; Israel se sentía el “pueblo escogido por Dios” y sólo los “judíos” eran sujetos de derechos, los demás eran excluidos. Actualmente hay muchos excluidos desde los migrantes hasta los pobres.

El evangelio de Mateo fue escrito para los excluidos de la política, de la economía y de la religión oficial, para quienes no entran en el orden establecido de la legalidad pero que son parte del nuevo pueblo de Dios. Este texto hoy, es un llamado a los que quieren un mundo y sociedad diferentes que incluya a los desposeídos.

Con Mateo debemos repensar la lucha por un “Pueblo y un Mundo Nuevo” motivado por Jesús, el Hijo de Dios.

Diario Bíblico