Nuestro Editorial

Tiempo ordinario



Editorial

 

«Muchos tratan de escapar de los demás hacia la privacidad cómoda o hacia el reducido círculo de los más íntimos, y renuncian al realismo de la dimensión social del Evangelio. Porque, así como algunos quisieran un Cristo puramente espiritual, sin carne y sin cruz, también se pretenden relaciones interpersonales sólo mediadas por aparatos sofisticados, por pantallas y sistemas que se puedan encender y apagar a voluntad. Mientras tanto, el Evangelio nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamos, con su alegría que contagia en un constante cuerpo a cuerpo» (EG 88).

Durante el mes de septiembre la liturgia nos invita a vivir encuentros entrañables, es decir, con misericordia y, ojalá, cargados de ternura. Ternura que sana y transforma todo lo que encuentra a su paso. Pidamos, al buen Dios, la ternura que infundió el Espíritu a María, nuestra Madre, para que como ella, sepamos colaborar decididamente en la Construcción de Familias y Sociedades capaces de amar con todo el corazón y servir con pasión.

Familias y Sociedades capaces de amar con todo el corazón y servir con pasión

Diario Bíblico