Nuestro Editorial

Tiempo ordinario 2021



Editorial

 

Jesús ha echado a andar el proyecto de instauración del Reino, que no es una propuesta para el más allá, sino este mundo a la manera de Dios. Sabe que esto sólo será posible si uno es capaz de dejarse transformar por su presencia amorosa. En el camino de esta empresa evangelizadora se encontrarán corazones bien dispuestos y, a su vez, mentes cerradas, orgullos agrandados y deseos malsanos que experimentan la propuesta del Reino como una amenaza.

La experiencia del Reino de Dios es una apuesta por la VIDA en su integralidad (en todas sus formas) buscando el restablecimiento de la soberanía en las mentes y corazones, para que no haya poder avasallador queriendo controlar la voluntad y libertad humanas.

Estamos invitados a recordar que Dios camina con su Pueblo, su presencia providente sostiene, dignifica e impulsa a no cansarse de hacer el bien. Tener esta experiencia es urgente en este tiempo que parece no ayudar mucho a la humanidad. Aquello que soñábamos de ser mejores, con la Pandemia a cuestas, está muy lejos de alcanzarse, principalmente para las grandes mayorías empobrecidas que siguen sin acceso a las oportunidades de empleo digno, alimentación saludable, educación y servicios de salud de calidad. Seamos presencia viva del Reino, provoquemos su venida, promovamos la vida alternativa que dé respiro al planeta. Hagamos que el sacrificio de tantas “vidas” valga la pena.

«Pasar del consumo al sacrificio, de la avidez a la generosidad, del desperdicio a la capacidad de compartir, en una ascesis que significa aprender a dar, y no simplemente renunciar. Es un modo de amar, de pasar poco a poco de lo que yo quiero a lo que necesita el mundo de Dios. Es liberación del miedo, de la avidez, de la dependencia» (LS 9).

Diario Bíblico