Consulta diaria

Primera lectura: 1Cor 12,31–13,13: 
Queda la fe, la esperanza, el amor
Salmo: 32:
Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad
Evangelio: Lc 7,31-35: 
¿Con quién compararé a esta generación?

24a Semana Ordinario Cornelio y Cipriano (253 y 258)

En aquel tiempo dijo el Señor:
31 ¿Con qué compararé a los hombres de esta generación? ¿A qué se parecen?
32 Son como niños sentados en la plaza, que se dicen entre ellos: Hemos tocado la flauta y no bailaron, hemos entonado cantos fúnebres y no lloraron.
33 Vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y dicen: está endemoniado.
34 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: miren qué comilón y bebedor, amigo de recaudadores de impuestos y pecadores.
35 Pero la Sabiduría ha sido reconocida por sus discípulos.

Comentario

 

Jesús hace una comparación donde delata la lentitud para iniciar el proceso de conversión. Por una parte el pecado y por otra su bondad forman un binomio que requiere pasar por el arrepen- timiento para llegar a la conversión. Jesucristo muestra la misericordia de Dios y sin embargo es cuestionado. El testimonio de Juan Bautista había sido cuestionado y acallado por el poder de la maldad humana que lo decapitó para no escucharlo.

Es por eso que Jesús compara a la gente de ese tiempo con los que no han entrado en sintonía con los tiempos que están viviendo, tiempos de gracia, de perdón, de misericordia gratuita en la misma persona de Jesús. Aunque mucha gente no lo ha acogido, los discípulos se han adherido a esta nueva realidad que está aconteciendo y que todo lo está impregnando con su dinamismo de misericordia.

¿Me siento urgido a entrar en esa dinámica que trae Jesús cuando propone el Reino de Dios como una nueva manera de relacionarnos y entrar en comunión con Dios?