Consulta diaria

Primera lectura: Jeremías 38,4-6.8-10: 
Trataron inicuamente a Jeremías
Salmo: 39: 
¡Señor, ven a ayudarme!
Segunda lectura: Hebreos 12,1-4: 
Corramos en la carrera, sin retirarnos
Evangelio: Lucas 12,49-53: 
¿Piensan que vine a traer paz a la tierra?

 

49 En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Vine a traer fuego a la tierra, y, ¡cómo desearía que ya estuviera ardiendo!
50 Tengo que pasar por un bautismo, y que angustia siento hasta que esto se haya cumplido.
51 ¿Piensan que vine a traer paz a la tierra? No he venido a traer la paz sino la división.
52 En adelante en una familia de cinco habrá división: tres contra dos, dos contra tres.
53 Se opondrán padre a hijo e hijo a padre, madre a hija e hija a madre, suegra a nuera y nuera a suegra.


Comentario

 

El evangelio parece a primera vista un error editorial. Acostumbrados a identificar a Jesús como príncipe de la paz, se dice ahora todo lo contrario, que vino a traer fuego y división. ¿Cómo entenderlo? Se trata del fuego anunciado por Juan el Bautista “El los va a bautizar con Espíritu y fuego” (Lc 3,16). El fuego es el mismo Espíritu, como se recuerda en el texto de Pentecostés (Hch 2,3-4). El Espíritu (ruah) significa vida. Por tanto, el Espíritu-fuego que arderá en la tierra, no pretende eliminar o quemar, sino, animar, dar confianza, liberar y devolver la vida a quienes han sido víctimas del mal, como lo anunció el profeta Malaquías y el relato de Pentecostés (Mal 3,19; Hch 2,1-11). Sin embargo, los enemigos de la vida no soportan el fuego-espíritu de vida que trae Jesús y buscan la forma de apagarlo y eliminarlo. Por esto, el “bautismo” por el que ha de pasar Jesús, se refiere a la hora de su pasión y muerte en la cruz.

La división, es la lógica consecuencia de una sociedad que opta por aceptar o rechazar el proyecto de Jesús. La sociedad israelita se dividió en torno a Jesús, hasta el punto que una minoría decidió seguirlo y otra mayoría condenarlo a muerte. La misma familia de Jesús estaba confundida con sus actuaciones y pretenden convencerlo de dejarlo todo y volver al hogar de Nazaret. Las opciones por el proyecto de Jesús nunca están exentas de rupturas y dolores.

La verdad que proclaman Jesús, la comunidad de la carta a los hebreos y Jeremías, genera desconcierto, persecución y hasta división entre sus oyentes. La “verdad duele” y a veces, quienes la proclaman, terminan siendo víctimas de su opción. También hoy, los poderosos intentan manipular y esconder la verdad en un pozo digital, mal-utilizando las redes sociales y los medios de comunicación, en lo que se ha dado en llamar posverdad, una palabra propia de los mentirosos.

Gracias a Dios, también son muchos los hombres y mujeres que hoy asumen con radicalidad el mensaje de Jesús y luchan sin cansancio por la verdad y la vida en plenitud, aún a costa de sufrir el bautismo de la calumnia, la persecución y hasta la muerte. La lucha por la verdad y la justicia es una carrera que todo cristiano debe correr, teniendo sus ojos siempre puestos en el Señor, para llegar seguros a la meta.

 

 

 

 

 

September 2019
Su Mo Tu We Th Fr Sa
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5