Consulta diaria

Primera lectura: Jos 24,1-13: 
Los saqué de Egipto
Salmo: 135: 
Den gracias al Señor, porque es bueno
Evangelio: Mt 19,3-12: 
Moisés permitió el divorcio por su terquedad

 

3 Se acercaron unos fariseos a Jesús y, para ponerlo a prueba, le preguntaron: ¿Puede un hombre separarse de su mujer por cualquier cosa?
4 Él contestó: ¿No han leído que al principio el Creador los hizo hombre y mujer?
5 Y dijo: por eso abandona un hombre a su padre y a su madre, se une a su mujer y los dos se hacen una sola carne.
6 De suerte que ya no son dos, sino una sola carne. Así pues, lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.
7 Le replicaron: Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle un acta de divorcio cuando uno se separa de ella?
8 Les respondió: Moisés les permitió separarse de sus mujeres a causa de la dureza de sus corazones. Pero al principio no era así.
9 Les digo que quien se divorcia de su mujer, si no es en caso de concubinato, y se casa con otra, comete adulterio.
10 Los discípulos le dijeron: Si ésa es la condición del marido con la mujer, más vale no casarse.
11 Y él les respondió: No todos pueden con esto; solamente aquellos que reciben tal don.
12 Porque hay eunucos que así nacieron desde el seno de su madre, hay eunucos hechos eunucos por los hombres y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por el reino de los cielos. El que pueda entender que lo entienda.


Comentario

 

En tiempos de Jesús, las escuelas rabínicas de Hillel y Shammai, mantenían una fuerte controversia sobre la interpretación de Dt 24,1 en torno al divorcio. Hillel consideraba que una razón menor es causa es justa para que el hombre se divorcie. Shammai en cambio, sostenía que solo por infidelidad de la mujer. Los fariseos quieren conocer la opinión de Jesús. La respuesta de Jesús contiene una interpretación realizada no desde la ley sino desde la vida. La pregunta de los fariseos es excluyente porque tiene en cuenta solo al hombre.

Jesús les recuerda, haciendo alusión a Gn 1,27 y 2,24, que el hombre y la mujer son iguales ante Dios y, ambos, son igualmente responsables en la construcción de un proyecto de vida llamado hogar. Para Jesús, la preocupación primera no está en lo que desune o divorcia, sino en lo que une y cultiva el amor de por vida. Esto no significa desconocer o minimizar las crisis por las que atraviesan los hogares, sino, que puedan ser enfrentadas con positivismo, realismo y esperanza cristiana.

 

 

September 2019
Su Mo Tu We Th Fr Sa
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5