Consulta diaria


Primera lectura
: Éx 12,37-42: 
El Señor liberó a Israel
Salmo: 135: 
Den gracias al Señor, porque es bueno
Evangelio: Mt 12,14-21: 
Le seguían muchos y sanaba a todos

 

14 Los fariseos salieron y deliberaron cómo acabar con Jesús.
15 Pero él se dio cuenta y se fue de allí. Le seguían muchos; sanaba a todos
16 y les pedía encarecidamente que no lo divulgaran.
17 Así se cumplió lo que anunció el profeta Isaías:
18 Miren a mi siervo, a mi elegido, a quien prefiero. Sobre él pondré mi Espíritu para que anuncie la justicia a las naciones.
19 No gritará, no discutirá, no voceará por las calles.
20 No quebrará la caña débil, no apagará la vela vacilante, hasta que haga triunfar la justicia.
21 Y en su nombre esperarán las naciones.


Comentario

 

Jesús es el Hijo-Siervo de Dios que anunció el profeta Isaías (42,1-4). Un Mesías muy diferente al que esperaba su pueblo, un Mesías sufriente, que en ocasiones nosotros mismos rechazamos y sin embargo con su actitud sencilla y humilde sigue siendo la esperanza de las naciones. Al enterarse Jesús de las intenciones de los fariseos, quienes no aceptan su identidad, decide por “la graciosa huida” no por miedo o desánimo sino para continuar su misión donde sea posible.

Si aceptamos la propuesta de Jesús entendamos que también seremos motivo de burla, maltrato e incomprensión, sin embargo, como discípulos-misioneros del Señor Resucitado, debemos continuar con su misión que es la nuestra sin desfallecer, tal vez, cuando se presenten circunstancias y personas agresivas, cambiando estrategias y siendo prudentes y astutos como ha enseñado el Maestro, pero no claudicar en la misión encomendada. Todo esto necesita un punto de partida: nuestra aceptación incondicional a Jesús y su Reino.

¿Cómo respondemos ante las amenazas que surgen de vivir el Evangelio en nuestra vida cotidiana?

 

 

 

 

December 2019
Su Mo Tu We Th Fr Sa
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4