Consulta diaria

Primera lectura: Gál 3,22-29: 
Todos son hijos por la fe
Salmo: 104: 
El Señor se acuerda de su alianza eternamente
Evangelio: Lc 11,27-28: 
Dichosos el vientre que te llevó

27a Semana Ordinario Daniel Comboni (1881)

27 En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de la multitud alzó la voz y dijo: ¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!
28 Él replicó: ¡Dichosos, más bien, los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

Comentario

El mundo está lleno de normas, desde las vialidades hasta los aeropuertos. Normas higiénicas, éticas, urbanas, jurídicas, viales y religiosas. Las normas ayudan al bien común y favorecen la convivencia entre las personas. Pablo, afirma que el papel de la ley religiosa fue la de ser guía, como pedagogo, que lleva a Jesucristo. Estando él con nosotros, la ley deja de ser necesaria, siendo substituida por la fe, por la cual somos hijos e hijas de Dios.

Una mujer anónima, llena del Espíritu Santo, sin duda, expresa un cumplido a Jesús, reconociendo en él, a la mujer que le dio la vida, que lo educó. El cumplido es para él y para su Madre. Jesús responde con una “bienaventuranza”: Felices los que escuchan la Palabra y la cumplen, subrayando así que en el Reino de Dios las rela- ciones sociales y familiares son superadas en favor de relaciones primereadas, como dice el Papa Francisco, por la realización de la voluntad de Dios.

¿Muestras gratitud a tu Madre? ¿Escuchas y cumples la palabra del Señor?