Consulta diaria

Primera lectura: Gál 2,1-2.7-14: 
Reconocieron el don que recibí
Salmo: 116:
Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio
Evangelio: Lc 11,1-4: 
Señor, enséñanos a orar

27a Semana Ordinario Nuestra Señora del Rosario 

1 Una vez estaba Jesús en un lugar orando. Cuando terminó, uno de los discípulos le pidió: Señor, enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos.
2 Jesús les contestó: Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino;
3 el pan nuestro de cada día danos hoy;
4 perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación.

Comentario

En el camino de la vida, personas y comunidades, experimentamos dificultades, conflictos, sinsabores y encrucijadas. Desde luego que los primeros cristianos también tuvieron obstáculos en el camino, uno de ellos, la acogida de los paganos en las comunidades, lo cual generó malestar y diferencias. Buscando soluciones establecieron ministerios específicos, unos coordinados por Pedro para atender a los judíos y otros por Pablo para cuidar de los paganos.

Para resolver los conflictos que se van presentando en la vida es necesario un sano discernimiento acompañado de la oración. Jesús, en el Evangelio, dedica tiempo a sus discípulos para compartirles su experiencia de oración en el trato con Dios: el Padre Nuestro. Lucas ofrece la versión más antigua. Son 5 pedidos: dos dirigidos a Dios (el nombre y el reino), dos a la comunidad (el perdón y la tentación). En el corazón está el pedido por el pan de cada día, quiere decir, por lo que posibilita la vida hoy, para todos los seres vivientes.

¿Tu oración es un encuentro con el Padre?