Consulta diaria


Primera lectura
: Dt 26,16-19: 
Serás el pueblo santo del Señor
Salmo: 118:
Dichoso el que camina en la voluntad del Señor
Evangelio: Mt 5,43-48: 
Sean perfectos como el Padre

 

43 En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: 43Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores.
45 Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos.
46 Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen? También hacen lo mismo los recaudadores de impuestos.
47 Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.
48 Por tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre de ustedes que está en el cielo.


Comentario

 

La invitación de Jesús a sus seguidores fue a la perfección. Muchas veces, en los grupos religiosos, se ha entendido esta invitación como una invitación a la santidad. Hacer esta interpretación, errada por demás, es ir en contra de toda la opción que Jesús hizo en su vida. Decir que Jesús hablaba de santidad, es olvidar y anular todo el compromiso que él asumió con los pobres, con “los descartados” de la historia. Jesús estuvo abiertamente en oposición al código de santidad del Levítico (Lv 17-26).

Si caemos en la cuenta, Jesús durante toda su vida tuvo problemas con “los buenos”, con “los santos”, con los “legales” Siempre se juntó con los pecadores, excluidos y malditos según el sistema religioso judío. No estaba de acuerdo con una ley que a unos los volvía “santos” y “legales” y a otros “pecadores” e “ilegales” Ser perfectos como el Padre es vivir la misericordia, la inclusión y la comunión con todos los hombres y mujeres sin distinción alguna. La perfección de Dios se muestra en hacer vida su proyecto de humanización en la historia.

 

 

March 2019
Su Mo Tu We Th Fr Sa
24 25 26 27 28 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6