Consulta diaria

Primera lectura: Eclo 3,1-11:
Todo tiene su momento
Salmo: 143: 
Bendito el Señor, mi Roca
Evangelio: Lc 9,18-22: 
Ustedes ¿quién dicen que soy yo?

25a Semana Ordinario Cleofás (s. I)

18 En aquel tiempo, estando Jesús una vez orando a solas, se le acercaron los discípulos y él los interrogó: ¿Quién dice la multitud que soy yo?
19 Contestaron: Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha surgido un profeta de los antiguos.
20 Les preguntó: Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? Respondió Pedro: Tú eres el Mesías de Dios.
21 Él les ordenó que no se lo dijeran a nadie.
22 Y añadió: El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, ser rechazado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, tiene que ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.

Comentario

El evangelio nos adentra hoy en la pregunta más importante, conocer la persona de Jesús, definir lo que significa en la propia vida y entrar así en un tiempo de salvación, el tiempo de Jesús “nuestro escudo y nuestro refugio”: nuestro Mesías, nos lo dice Pedro en su respuesta.

¡Sin Jesús la vida del mundo pierde el sentido, es el tiempo de morir y tiempo de guerra!

Sin Él somos infelices “una sombra que pasa”, porque no nos incorporamos a su proyecto, pasan por nuestro lado los pobres y los necesitados y seguimos desapercibidos, pasa el Reino al lado, en el pobre y en el humilde y no lo vemos porque estamos concentrados en nuestros “chats” y “tweets interesantí- simos” comunicados con el mundo entero pero incomunicados con el hermano de al lado.

Que tengamos siempre los ojos bien abiertos para conocer el paso de Jesús: entre los pobres, en el hermano de al lado, en el dolor del que sufre, en la armonía y alegría de los que intentan caminar juntos acompañando las luchas sin futuro.