Consulta diaria


Primera lectura
: Is 29,17-24: 
Aquel día, los ciegos verán
Salmo: 26: 
El Señor es mi luz y mi salvación
Evangelio: Mt 9,27-31: 
Jesús cura a dos ciegos que creen en él

 

27 Cuando Jesús pasaba por un lugar, dos ciegos le seguían dando voces: ¡Hijo de David, ten piedad de nosotros!
28 Al entrar en casa, se le acercaron los ciegos y Jesús les dijo: ¿Creen que puedo hacerlo? Contestaron: Sí, Señor.
29 Él les tocó los ojos diciendo: Que suceda como ustedes han creído.
30 Entonces se les abrieron los ojos, y Jesús les recomendó: ¡Cuidado, que nadie lo sepa!
31 Pero ellos se fueron y divulgaron su fama por toda la región.


Comentario

 

Isaías anuncia tiempos de liberación. Buenas noticias para los oprimidos y muy malas para los opresores. Cómo necesitamos hoy profetas como Isaías que denuncien injusticia, corrupción y violencia y animen a trabajar por la paz, el cultivo de valores éticos, la transformación de la realidad social desde los designios de Dios. Estamos como ciegos. El invidente no ve la realidad. Tal vez la imagina pero tergiversadamente. Por eso como los dos ciegos del evangelio roguemos al Señor que quite los velos, las tinieblas de nuestra conciencia que nos impide ver. Con toda seguridad que Jesús acude a nuestra ayuda. El Es la luz que ilumina a todo ser humano que viene a este mundo. El adviento es tiempo para impulsar y realizar cambios en todos los ámbitos de la vida. Debe ser un tiempo de nueva visión para mirar la vida con ojos nuevos ¿qué problemas serios detectas en tu entorno social y religioso? ¿Cómo afectan esos problemas la vida de la gente pobre? ¿Qué estás haciendo para transformar dicha realidad? ¿Qué acciones podrías acompañar para que todos puedan ver?