Consulta diaria


Primera lectura
: Fil 1,18b-26: 
Para mí la vida es Cristo
Salmo: 41: 
Mi alma tiene sed del Dios vivo
Evangelio: Lc 14,1.7-11 
El que se humilla será enaltecido

 

1 Un sábado que Jesús entró a comer en casa de un jefe de fariseos, ellos lo vigilaban.
7 Observando cómo elegían los puestos de honor, dijo a los invitados la siguiente parábola:
8 Cuando alguien te invite a una boda, no ocupes el primer puesto; no sea que haya otro invitado más importante que tú,
9 y el que los invite a los dos vaya a decirte que le cedas el puesto al otro. Entonces, lleno de vergüenza, tendrás que ocupar el último puesto.
10 Cuando te inviten, anda y ocupa el último puesto. Así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, acércate más. Y quedarás honrado en presencia de todos los invitados.
11 Porque quien se engrandece será humillado, y quien se humilla será engrandecido.


Comentario

 

Los sistemas educativos promueven los valores de su sociedad que lleven a los individuos a sentirse satisfechos o realizados en la misma; los vuelven funcionales. Hoy existe una amplia variedad de modelos educativos en el planeta. Sin embargo, al pulsarlos, es común la convicción de que los conocimientos deben tener una finalidad práctica y, sobre todo, incidir en darle sentido pleno a la vida de los individuos y de las sociedades. No basta tener un elevado número de personas con un grado académico; es necesario una cultura educativa, que favorezca el aprendizaje de todos los actores que conforman la sociedad. La meta no es graduarse, sino nunca dejar de aprender. ¿Cómo lograr esto? Allí están los modelos educativos. También el Evangelio impulsa una educación holística o total. Hagamos un análisis que nos lleve a ponderar si los valores impulsados y transmitidos en los grupos y acciones de pastoral nos reportan vida integral. No basta repetir un modelo, es necesario adaptarlo, para que quienes participan en él alcancen la grandeza de los hijos de Dios. Nuestro único maestro es Jesús.