Consulta diaria

Primera lectura: 1Cor 6,1-11: 
¡Un hermano en pleito con otro!
Salmo: 149
El Señor ama a su pueblo
Evangelio: Lc 6,12-19: 
Escogió a Doce y los nombró apóstoles

 

12 En aquel tiempo Jesús subió a una montaña a orar y se pasó la noche orando a Dios.
13 Cuando se hizo de día, llamó a los discípulos, eligió entre ellos a doce y los llamó apóstoles:
14 Simón, a quien llamó Pedro; Andrés, su hermano; Santiago y Juan; Felipe y Bartolomé;
15 Mateo y Tomás; Santiago hijo de Alfeo y Simón el rebelde;
16 Judas hijo de Santiago y Judas Iscariote, el traidor.
17 Bajó con ellos y se detuvo en un llano. Había un gran número de discípulos y un gran gentío del pueblo, venidos de toda Judea, de Jerusalén, de la costa de Tiro y Sidón,
18 para escucharlo y sanarse de sus enfermedades. Los atormentados por espíritus inmundos quedaban sanos,
19 y toda la gente intentaba tocarlo, porque salía de él una fuerza que sanaba a todos.


Comentário

 

Una de las acciones estratégicas de Jesús en su proyecto de vida que El mismo define como reinado de Dios, fue elegir discípulos como germen de una nueva humanidad, como un brote pequeño inserto en el tejido de la vida humana, de la vida de las comunidades campesinas, de los pobres de la tierra. Es tan estratégico este plan, que necesita una noche de oración para ponerlo en manos del Padre, para discernir el camino. Y elige de dos en dos, como equipos, como redes, gente del pueblo, la base de la construcción de otra sociedad. Por eso Jesús baja al llano, a las plazas. No se queda en la montaña, baja al conflicto de la vida a sembrar allí las redes, los brotes, el tejido de una nueva humanidad que vence el nacionalismo. Ya no es un pueblo de raza escogida que exagera su nacionalismo y exclusivismo contra los otros pueblos. Ahora son doce tribus, nuevas, universales, ecuménicas, que construyen puentes y destruyen muros, curadores de dolencias y limpiadoras de espíritus malos que han corrompido corazones y estructuras.