Consulta diaria

Primera lectura: Col 3,12-17: 
El amor, encima de todo
Salmo: 150:
Todo ser que alienta alabe al Señor
Evangelio: Lc 6,27-38: 
Sean compasivos como su Padre

23ª Semana Ordinario Sta. María La Antigua Pedro Claver (1654)

 
27 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: A ustedes que me escuchan yo les digo: Amen a sus enemigos, traten bien a los que los odian;
28 bendigan a los que los maldicen, recen por los que los injurian.
29 Al que te golpee en una mejilla, ofrécele la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica;
30 da a todo el que te pide, al que te quite algo no se lo reclames.
31 Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes.
32 Si aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? También los pecadores aman a sus amigos.
33 Si hacen el bien a los que les hacen el bien, ¿qué mérito tienen? También los pecadores lo hacen.
34 Si prestan algo a los que les pueden retribuir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan para recobrar otro tanto.
35 Por el contrario amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa y serán hijos del Altísimo, que es generoso con ingratos y malvados.
36 Sean compasivos como es compasivo el Padre de ustedes.
37 No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados. Perdonen y serán perdonados.
38 Den y se les dará: recibirán una medida generosa, apretada, sacudida y rebosante. Porque con la medida que ustedes midan serán medidos.
 
Comentario

El proyecto de Jesús exige más de nosotros mismos, más de nuestra humanidad y más acciones concretas en y a favor de la vida. No hay opciones para quien piensa ser del común, o simplemente hacer lo que toca: siempre es necesario dar más de sí.

Jesús reinterpretando la Ley, enseña que en el Reino de Dios no hay cabida para quienes desean estar bien sin más. En esta ocasión, Jesús relaciona el amor al enemigo con la problemática de los préstamos de dinero, redefiniendo así el concepto de enemigo; no es necesariamente aquel que trata a otro con violencia. Enemigo también es aquel que aparentemente de forma “legal” explota al prójimo, mediante el cobro indebido de intereses, y exige derechos sobre lo empeñado. De esta manera, Jesús nos enseña a hacer más eficaz el amor hacia los enemigos implicándolo con la compasión y la justicia.

¿Piensas que somos capaces de amar a los enemigos? ¿podemos practicar la justicia y el amor sin reservas?