Consulta diaria

Primera lectura: Éx 16,1-5.9-15: 
Haré llover pan del cielo
Salmo: 77
El Señor les dio pan del cielo
Evangelio: Mt 13,1-9: 
La semilla dio fruto

16a Semana Ordinario Lorenzo de Brindisi (1619)

1 Un día salió Jesús de casa y se sentó junto al lago.
2 Se reunió junto a él una gran multitud, así que él subió a una barca y se sentó, mientras la multitud estaba de pie en la orilla.
3 Les explicó muchas cosas con parábolas: Salió un sembrador a sembrar.
4 Al sembrar, unas semillas cayeron junto al camino, vinieron las aves y se las comieron.
5 Otras cayeron en terreno pedregoso con poca tierra. Al faltarles profundidad brotaron enseguida;
6 pero, al salir el sol se marchitaron, y como no tenían raíces se secaron.
7 Otras cayeron entre espinos: crecieron los espinos y las ahogaron.
8 Otras cayeron en tierra fértil y dieron fruto: unas ciento, otras sesenta, otras treinta.
9 El que tenga oídos que escuche.
Comentario

Jesús nos invita a fortalecer nuestra confianza en Dios aún en medio de las dificultades del camino. No es buena actitud la murmuración, como tampoco las zarzas, las piedras ante la semilla sembrada. El ideal propuesto por Jesús es la tierra buena y fértil, que representa obediencia y docilidad al proyecto de Dios.

Ante la murmuración del pueblo la respuesta de Dios sigue siendo siempre la misma: su amor y providencia dándoles lo que necesitan para el camino: el agua, las codornices y especialmente el pan, “yo haré llover pan del cielo”. Dios siempre se ha mostrado cercano y solidario, los ha escuchado, guiado y liberado no solo de la esclavitud sino de los mismos egipcios que les perseguían y sigue haciendo llover “maná”, “esperanza” y vida en un mundo de muerte y miserias.

Nos da su amor providente a todos, sin distinción, desde su corazón solidario, especialmente, con los mas pobres. ¿Cuál es nuestra respuesta ante las dificultades: murmuración, confianza, esperanza solidaria?