Consulta diaria

Primera lectura: Éx 1,8-14.22: 
Vamos a vencer a Israel
Salmo: 123:
Nuestro auxilio es el nombre del Señor
Evangelio: Mt 10,34–11,1: 
No vine a traer paz, sino espada

15a Semana Ordinario Luis Martin y Celia María Guérin (1894-1831)

34 En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: No piensen que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada.
35 Vine a enemistar a un hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra;
36 y así el hombre tendrá por enemigos a los de su propia casa.
37 Quien ame a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; quien ame a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí.
38 Quien no tome su cruz para seguirme no es digno de mí.
39 Quien se aferre a la vida la perderá, quien la pierda por mí la conservará.
40 El que los recibe a ustedes a mí me recibe; quien me recibe a mí recibe al que me envió.
41 Quien recibe a un profeta por su condición de profeta tendrá paga de profeta; quien recibe a un justo por su condición de justo tendrá paga de justo.
42 Quien dé a beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su condición de discípulo, les aseguro que no quedará sin recompensa.
11,1 Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a los doce discípulos, se fue de allí a enseñar y predicar por aquellas ciudades.
 

Comentario

Jesús carga con su cruz y vence con astucia el reino de la muerte y el egoísmo. Así se convierte en modelo de una propuesta difícil, “perder la vida... cargar la cruz”, no estar preocupado por asuntos egoístas y superfluos, sino por las necesidades del otro y la otra, ofrecer vida, recibir al otro en el corazón aunque sea diferente, darle un vaso de agua. El proyecto de los poderosos no lo entiende y nos viene a enemistar, a enfrentar, a incitarnos a violencia y espadas.

Teme a Israel que era un pueblo numeroso y fuerte, porque tenían muy clara la ilusión por la libertad y la búsqueda de la tierra prometida por Dios. Escuchando sus lamentos Dios se propone un sueño de libertad que llevará muchos dolores y sacrificios: las niñas eran dejadas con vida, las mujeres son las más fuertes porque defenderán la vida de todos por igual aún en contra de las leyes del faraón. ¿Seguimos la invasión consumista de la sociedad, o perdemos la vida, cargamos la cruz para encontrar la felicidad?