Consulta diaria

Primera lectura: 2Re 19,9b-11.14-21.31-35a.36: 
Escudaré a esta ciudad
Salmo: 47
Dios ha fundado su ciudad para siempre
Evangelio: Mt 7,6.12-14: 
Traten a los demás como quieren que los traten

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
6 No tiren las cosas santas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos.
12 Traten a los demás como quieren que los demás los traten. En esto consiste la ley y los profetas.
13 Entren por la puerta estrecha; porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella.
14 ¡Qué estrecha es la puerta!, ¡qué angosto el camino que lleva a la vida!, y son pocos los que lo encuentran.


Comentário

En el evangelio de hoy Jesús propone tres caminos para vivir de un modo nuevo. El primero, “No tiren las cosas santas a los perros”. Jesús quiere proporcionar al creyente un horizonte de acción universalizable: el reino de Dios y su justicia está destinado a todos los seres humanos. Esta perspectiva supone rechazar la discriminación por razones de fe, reconocer al otro como interlocutor válido, y crear un escenario de diálogo y respeto compartido. El segundo, “Traten a los demás como quieren que los demás los traten”. La llamada regla de oro pertenece a la tradición religiosa de la humanidad. Jesús la retoma con un sentido de practicar la justicia recíprocamente y evitar la justificación de la violencia. El tercero, “Entren por la puerta estrecha”. Enfatiza el modo sapiencial de exponer dos formas de conducirse en la vida: la de quienes buscan la degradación humana o la que asume la vida como proyecto de humanización. «En realidad, sólo existe la dirección que tomamos, lo que puede haber sido ya no vale» (Mario Benedetti).