Consulta diaria

Primera lectura: 2Re 17,5-8.13-15a.18: 
El Señor arrojó fuego a Israel
Salmo: 59
Que tu mano salvadora, Señor, nos responda
Evangelio: Mt 7,1-5: 
Del modo que juzguen se les juzgará

Dijo Jesús: 1 No juzguen y no serán juzgados.
2 Del mismo modo que ustedes juzguen se los juzgará. La medida que usen para medir la usarán con ustedes.
3 ¿Por qué te fijas en la pelusa que está en el ojo de tu hermano y no miras la viga que hay en el tuyo?
4 ¿Cómo te atreves a decir a tu hermano: Déjame sacarte la pelusa del ojo, mientras llevas una viga en el tuyo?
5 ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás ver claramente para sacar la pelusa del ojo de tu hermano.


Comentário

Ya sea por preceptos religiosos, convencionalismos sociales o ideologías políticas, la predisposición a “juzgar” con terquedad al prójimo (próximo), se ha vuelto “legítimo derecho”. De hecho, criticar o cuestionar al otro dista de ser en un ejercicio fraterno y constructivo para convertirse en una condena inmisericorde y violenta. Este modo de proceder caracteriza, no sólo la vida institucional y profesional, sino la vida familiar y eclesial. En la lectura del día de hoy, la enseñanza de Jesús supone un cambio profundo en el modo de juzgar y de relacionarnos. (1) Nos invita a mirar libre de prejuicios al otro, a reconocerlo en su diferencia y valorar sus capacidades, límites y posibilidades. (2) Nos propone trasmitir con las palabras, actitudes y acciones una disponibilidad para el perdón y la reconciliación recíproca. (3) Nos llama a sacar a la luz y sanar el propio resentimiento, a asumir los errores y a reconocer las pérdidas para tener la oportunidad de reorientar la vida. ¿Te atreves a evaluar la calidad de tus relaciones y juicios desde la propuesta del Evangelio?