Consulta diaria

Primera lectura: Hch 16,11-15:  
El Señor le abrió el corazón
Salmo: 149
El Señor ama a su pueblo
Evangelio: Jn 15,26–16,4a: 
El Espíritu dará testimonio de mí

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
26 Cuando venga el Defensor que yo les enviaré de parte del Padre, él dará testimonio de mí;
27 y ustedes también darán testimonio, porque han estado conmigo desde el principio.
16.1 Les he dicho todo esto para que no fallen.
2 Los expulsarán de la sinagoga. Incluso más, llegará un tiempo en que el que los mate pensará que está dando culto a Dios.
3 Y eso lo harán porque no conocen al Padre ni a mí.
4 Esto se lo digo para que, cuando llegue su momento, se acuerden que ya se lo había dicho.


Comentário

En la genuina experiencia cristiana, en la hora primera de la Iglesia, el seguir a Jesús era una cuestión compleja. La vida del discípulo estaba en peligro al aceptar la propuesta del Crucificado-Resucitado y recibirlo como Señor y Salvador. Jesús comprende lo peligroso de esta decisión. Por eso alerta a los discípulos de lo difícil que será seguirle y lo complejo que será mantenerse fiel a su causa. Ser cristiano era de verdad una exigencia profunda y radical. No era una cuestión religiosa, tampoco era un asunto cultico. Aceptar a Jesús era una cuestión existencial que llevaba a la persona a cambios profundos de sus estructuras personales y a trabajar por cambiar las estructuras sociales que no se ajustaban al querer de Dios. Por ello el ser cristiano tenía la revolución como una realidad más característica. Pero el modelo eclesial y el acomodo que hicimos con las estructuras del mundo hicieron que el cristianismo perdiera esa fuerza vital y dejara de ser un problema para los grupos de poder. ¿Tu experiencia de vida está a favor del poder o del servicio?