Consulta diaria

Primera lectura: Gén 2,4b-9.15-17: 
Dios puso al hombre en Edén
Salmo: 103: 
Bendice, alma mía, al Señor
Evangelio: Mc 7,14-23: 
Del corazón del hombre salen impurezas

5a Semana Ordinario Escolástica (547)

14 Llamando de nuevo a la gente, Jesús les decía: Escuchen todos y entiendan.
15 No hay nada afuera del hombre que, al entrar en él, pueda contaminarlo. Lo que lo hace impuro, es lo que sale de él.
16 El que tenga oídos para oír que escuche.
17 Cuando se apartó de la gente y entró en casa, le preguntaban los discípulos el sentido de la comparación.
18 Y él les dice: ¿Conque también ustedes siguen sin entender? ¿No comprenden que lo que entra en el hombre desde afuera no puede contaminarlo,
19 porque no le entra en el corazón, sino en el vientre y después es expulsado del cuerpo? Con lo cual declaraba puros todos los alimentos.
20 Y les añadía: Lo que sale del hombre es lo que contamina al hombre.
21 De dentro, del corazón del hombre salen los malos pensamientos, fornicación, robos, asesinatos,
22 adulterios, codicia, malicia, fraude, desenfreno, envidia, blasfemia, arrogancia, desatino.
23 Todas esas maldades salen de dentro y contaminan al hombre.

Comentario

Es lo que sale de dentro de la persona lo que deshumaniza. Es desde dentro, del corazón humano, de dónde sale la maldad o también la bondad. Es desde dentro, desde donde salen las mezquindades o la profunda solidaridad que hace más digna y humana la vida. Así es como Jesús entiende lo humano. Con esa forma está indicando que toda persona, aún los no creyentes, tiene la misma posibilidad de hacer de esta historia un escenario de vida, y que la gente de religión, si no está atenta y vigilante, puede llenar la historia de muerte y de miseria.

El tema no está en creer o no creer. El punto crucial está en desarrollar una honda humanidad que haga que la vida de una persona llegue a ser como la vida misma de Dios. Queda claro que lo decisivo para Jesús es la honda o débil humanidad que experimenta cada persona. Ojalá que cada seguidor de Jesús viva una humanidad tan profunda capaz de llenar la historia de bondad y solidaridad.