Consulta diaria

Primera lectura: Heb 13,15-17.20-21: 
Hagan el bien
Salmo: 22: 
El Señor es mi pastor, nada me falta
Evangelio: Mc 6,30-34: 
Parecían ovejas sin pastor

4a Semana Ordinario Alfonso María Fusco (1910) Pablo Miki y comps, mártires (1597)

30 Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
31 Él les dice: Vengan ustedes solos, a un paraje despoblado, a descansar un rato. Porque los que iban y venían eran tantos, que no les quedaba tiempo ni para comer.
32 Así que se fueron solos en barca a un paraje despoblado.
33 Pero muchos los vieron marcharse y se dieron cuenta. De todos los poblados fueron corriendo a pie hasta allá y se les adelantaron.
34 Al desembarcar, vio una gran multitud y sintió lástima, porque eran como ovejas sin pastor. Y se puso a enseñarles muchas cosas.

Comentario

Fue el sufrimiento humano, la realidad que le quitó el sueño a Jesús de Nazaret. Fue el dolor, el hambre, la enfermedad y la exclusión lo que preocupaba grandemente al Maestro de Nazaret. Pero sobre todo la mentira que se tejió entorno al sufrimiento humano y Dios. Jesús está en desacuerdo con las lecturas que la religión ha hecho de vincular a Dios con el sufrimiento que padecían las personas, en especial los más pobres. Por eso la propuesta de Buena Noticia, buscaba mostrar al Padre Dios como el Padre bueno, misericordioso, incluyente, garante de la vida y de la felicidad de las personas.

Por ello la Buena Nueva no es la transmisión de una nueva doctrina, de nuevas formulas religiosas, litúrgicas, o disciplinares, sino la puesta en marcha de un camino de felicidad y de vida abundante. Jesús al sentir en carne propia el dolor y la angustia que sentía la gente, propone algo novedoso en favor de la vida y felicidad de los que la pasan mal en la historia.