Consulta diaria

Primera lectura: Heb 10,32-39: 
Sean valientes
Salmo: 36:
El Señor es quien salva a los justos
Evangelio: Mc 4,26-34: 
¿Con qué compararemos el reino?

3a Semana Ordinario Pedro Nolasco, fundador (1258)

26 Enseñó Jesús: El reinado de Dios es como un hombre que sembró un campo:
27 de noche se acuesta, de día se levanta, y la semilla germina y crece sin que él sepa cómo.
28 La tierra por sí misma produce fruto: primero el tallo, después la espiga, después grana el trigo en la espiga.
29 En cuanto el grano madura, mete la hoz, porque ha llegado la cosecha.
30 Decía también: ¿Con qué compararemos el reinado de Dios? ¿Con qué parábola lo explicaremos?
31 Con una semilla de mostaza: cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de las semillas;
32 después de sembrada crece y se hace más alta que las demás hortalizas, y echa ramas tan grandes que las aves pueden anidar a su sombra.
33 Con muchas parábolas semejantes les exponía el mensaje adaptándolo a la capacidad de sus oyentes.
34 Sin parábolas no les exponía nada; pero en privado, a sus discípulos les explicaba todo.

Comentario

El Reino de Dios no es una realidad grande y poderosa, sino irrumpe en la pequeñez, como siembra en el campo. Jesús cuando presenta el Reino lo hace desde la pequeñez de una semilla. Es importante entender que el propósito de la vida pública de Jesús está enmarcado en un programa: el Reino. Es importante entender qué es el Reino de Dios y qué entendió Jesús por Reino. En la parábola Jesús dice expresamente que el Reino de Dios es semejante a un grano de mostaza.

Jesús recurre a un grano para mostrar cómo es el Reino. Podemos concluir: Reino de Dios, es igual a semilla. Semilla es igual a Palabra y ésta a la acción creadora divina. Como en Dios no se distingue el ser de sus operaciones, la Palabra de Dios es Dios mismo creando. De este modo, el Reino es Dios es la acción creadora de Dios que llega a la vida para hacerla completamente nueva.

¿Vives envuelto en la rutina? ¿Hace falta un cambio en tu vida?