Consulta diaria

Primera lectura: 2Tm 1,1-8: 
Refresca tu fe sincera
Salmo: 95:
Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones
Evangelio: Lc 10,1-9: 
Los trabajadores son pocos

3a Semana Ordinario Timoteo y Tito (s. I)

1 Designó el Señor a otros setenta y dos y los envió por delante, de dos en dos, a todas las ciudades y lugares adonde pensaba ir.
2 Les decía: La cosecha es mucha, los trabajadores, pocos; rueguen al dueño de los campos que envíe obreros a su cosecha.
3 Vayan, que yo los envío como ovejas entre lobos.
4 No lleven bolsa ni alforja ni sandalias. Por el camino no saluden a nadie.
5 Cuando entren en una casa, digan primero: Paz a esta casa.
6 Si hay allí alguno digno de paz, la paz descansará sobre él. De lo contrario, la paz regresará a ustedes.
7 Quédense en esa casa, comiendo y bebiendo lo que haya; porque el obrero tiene derecho a su jornal. No vayan de casa en casa.
8 Si entran en una ciudad y los reciben, coman de lo que les sirvan.
9 Sanen a los enfermos que haya y digan a la gente: El reinado de Dios ha llegado a ustedes.

Comentario

La elección y envío de los setenta y dos es una narración propia de Lucas, con la que indica que la Buena Noticia debe llegar a los lugares más remotos. ¡Basta de malas noticias! Ya el mundo no aguanta tantas. Como en tiempo de Jesús, también hoy, las malas noticias están por todos lados.

Es necesario que la Buena Noticia llegue hasta los confines de la tierra. La misión de los setenta y dos está escrita con base en la misión de los Doce con el signo de la universalidad como realidad transversal. Jesús los envía a ser signos de la Buena Nueva en comunidad: los envía de dos en dos.

El envío está lleno de amenazas, problemas, dificultades. Nada puede frenar la Buena Nueva que trae vida digna y abundante para los hijos de Dios. El anuncio consiste en proclamar la llegada del Reino de Dios. Es decir, que ha empezado un orden nuevo en el que la vida humana y la creación toda alcanza su máxima dignidad.