Consulta diaria

Primera lectura: Jl 2,12-18: 
Rasguen los corazones y no las vestiduras
Salmo: 50
Misericordia, Señor: hemos pecado
Segunda lectura: 2Cor 5,20–6,2 
Déjense reconciliar con Dios
Evangelio: Mt 6,1-6.16-18: 
Tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará 

1 En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Cuídense de hacer obras buenas en público solamente para que los vean; de lo contrario no serán recompensados por su Padre del cielo.
2 Cuando des limosna no hagas tocar la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que los alabe la gente. Les aseguro que ya han recibido su paga.
3 Cuando tú hagas limosna, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha;
4 de ese modo tu limosna quedará escondida, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.
5 Cuando ustedes oren no hagan como los hipócritas, que gustan rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para exhibirse a la gente. Les aseguro que ya han recibido su paga.
6 Cuando tú vayas a orar, entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre a escondidas. Y tu Padre,
16 Cuando ustedes ayunen no pongan cara triste como los hipócritas, que desfiguran la cara para hacer ver a la gente que ayunan. Les aseguro que ya han recibido su paga.
17 Cuando tú ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara,
18 de modo que tu ayuno no lo vean los demás, sino tu Padre, que está escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.


Comentário

“Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”. Es la frase más común a la hora de colocarnos la Ceniza. Nos recuerda, según el Génesis, que Dios creó al ser humano de dos materias primas, barro y Espíritu. El barro simboliza fragilidad humana y el Espíritu la fuerza o soplo divino. Barro (cuerpo) y Espíritu son como nuestros pies para caminar con seguridad y firmeza. Ambos los debemos cuidar con esmero. Con el miércoles de Ceniza, comienza el tiempo de Cuaresma. Cuarenta días para repensar nuestra viva y buscar una verdadera conversión, que es volver a Dios y a los hermanos. Días de preparación para celebrar la gran fiesta de Pascua, el triunfo de la vida sobre la muerte. Mateo propone trabajar tres obras de misericordia, la limosna, la oración y el ayuno. Tres signos que tienen sentido si cumplen con un requisito, practicarlas desde el corazón, de lo contrario, estarán cubiertas de hipocresía y soberbia, perdiendo su sentido a los ojos de Dios. Prueba vivir una buena Cuaresma, no te arrepentirás.