Consulta diaria

Primera lectura: 1Re 3,4-13: 
Da a tu siervo un corazón dócil
Salmo: 118
Enséñame, Señor, tus leyes
Segunda lectura: Heb 2,14-18: 
Jesús, un ser humano en plenitud
Evangelio: Mc 6,30-34: 
Estaban como ovejas sin pastor

30 Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
31 Él les dice: Vengan ustedes solos, a un paraje despoblado, a descansar un rato. Porque los que iban y venían eran tantos, que no les quedaba tiempo ni para comer.
32 Así que se fueron solos en barca a un paraje despoblado.
33 Pero muchos los vieron marcharse y se dieron cuenta. De todos los poblados fueron corriendo a pie hasta allá y se les adelantaron.
34 Al desembarcar, vio una gran multitud y sintió lástima, porque eran como ovejas sin pastor. Y se puso a enseñarles muchas cosas.


Comentário

Los doce se han convertido en “apóstoles” y con resultados favorables, pues dice el texto “que los que iban y venían eran tantos…” y Jesús, solícito con ellos, entiende y nos invita a recordar, el necesario descanso dentro de las actividades en bien del Reino. Lo interesante de la narración es que no dice un lugar concreto, sólo habla de ir a un “paraje despoblado”, pero sí habla de ir con una persona: ¡Jesús! En nuestras ajetreadas vidas por conseguir lo necesario para nuestras familias es importante por salud espiritual, mental y física buscar espacios y tiempos de reposo donde recuperar fuerzas. Hoy se nos recuerda que tal vez el lugar será lo de menos cuanto estar en esos descansos junto a Jesús quien nos reanimará al estar cercanos a Él. Es preciso, individual y comunitariamente, buscar, abrir, pelear tiempos y espacios diarios de oración con el Maestro, de reflexión sobre lo realizado en su Presencia. ¿Cuántas veces buscamos a Jesús que nos ofrece recuperar nuestras fuerzas gastadas?