Consulta diaria

Primera lectura: 1Sm 8,4-7.10-22a: 
Gritarán contra el rey, Dios no les responderá
Salmo: 88
Cantaré eternamente tus misericordias, Señor
Evangelio: Mc 2,1-12: 
El Hijo del Hombre puede perdonar pecados

1 Volvió Jesús a Cafarnaún y se corrió la voz de que estaba en casa.
2 Se reunieron tantos, que no quedaba espacio ni a la puerta. Y les exponía el mensaje.
3 Llegaron unos llevando un paralítico entre cuatro;
4 y, como no lograban acercárselo, por el gentío, levantaron el techo encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla en que yacía el paralítico.
5 Viendo Jesús su fe, dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.
6 Había allí sentados unos letrados que discurrían en su interior:
7 ¿Cómo puede éste hablar así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?
8 Jesús, adivinando lo que pensaban, les dice: ¿Por qué están pensando eso?
9 ¿Qué es más fácil? ¿Decir al paralítico que se le perdonan los pecados o decirle que cargue con la camilla y comience a caminar?
10 Pero para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados –dice al paralítico–:
11 yo te lo mando, levántate, carga con la camilla y vete a casa.
12 Se levantó de inmediato, cargó su Camilla y salió delante de todos. De modo que todos se asombraron y glorificaban a Dios diciendo: Nunca vimos cosa semejante.


Comentário

Perdón y curación van de la mano con Jesús. Él ha venido a levantar al hombre de forma integral en su espíritu, mente y cuerpo. Esto trae como consecuencia el escándalo de una autoridad que exaspera por su incredulidad o peor aún negar lo innegable pues “ante los hechos no hay argumentos”. El misterio de la persona de Jesús continua manifestándose a través de signos inequívocos de la presencia amorosa y compasiva de Dios hacia la humanidad que desea que su gloria se manifieste en nuestro mundo y “que el hombre viva”.

El proyecto que Jesús ofrece con el título de “Reino de Dios” suscitará asombro y admiración, también repulsa y obstinación del corazón humano que no se abre a la novedad de la vida y sus múltiples formas por estar atado a un modelo rígido que aprendió por la lógica y razón de su tiempo y momento, sin embargo contradictorio ante las situaciones claras de ternura, misericordia y solidaridad. Seguir la propuesta de Jesús traerá como consecuencia rechazo ante los intereses mezquinos. ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús en todo?