Consulta diaria

Primera lectura: Is 63,16b-17.19b; 64,2b-7: 
¡Ojalá rasgases el cielo y bajases!
Salmo: 79 
Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve
Segundo lectura: 1Cor 1,3-9: 
Aguardamos la manifestación de Jesucristo
Evangelio: Mc 13,33-37: 
Velen, no saben cuándo vendrá el dueño

33 En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: ¡Estén atentos y despiertos, porque no conocen el día ni la hora!
34 Será como un hombre que se va de su casa y se la encarga a sus sirvientes, distribuye las tareas, y al portero le encarga que vigile.
35 Así pues, del mismo modo ustedes, estén prevenidos porque no saben cuándo va a llegar el dueño de casa, si al anochecer o a media noche o al canto del gallo o de mañana;
36 que, al llegar de repente, no los sorprenda dormidos. 37Lo que les digo a ustedes se lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!
Comentário

El evangelio de este domingo forma parte del “discurso escatológico” del evangelio de Marcos. A la pregunta de los Discípulos: ¿cuándo sucederán los últimos tiempos? Jesús de una manera magistral informa que a ningún mortal le compete el saber: “ni el día ni la hora” en que Dios intervenga. Pero una cosa, es no “saber ni el día ni la hora” y otra muy distinta es vivir como si el Señor/Dios dueño de la casa no estuviera con la comunidad. Para la Comunidad de Marcos, que al parecer se sentía “abandonada” y “huérfana” por la ausencia física de Jesús, Marcos les da exhortaciones pertinentes para que el desanimo no les invada: “Estar atentos y despierto”, cuidando de cada miembro de la casa como si el “Señor” nunca se hubiese ido.

Sabemos que el evangelista Marcos, no está tan preocupado por “venidas escatológicas”, de un Dios que llega repentinamente. De hecho Marcos no tiene Ascensión de Jesús (como Lucas), porque para la comunidad de Marcos, ¡Jesús nunca se ha ido! La misión de la comunidad es encontrar a Jesús en Galilea (Mc 16,7). Y desde Galilea formar la nueva casa alternativa donde cada persona es invitada a trabajar para el buen funcionamiento de la comunidad/casa en igualdad y en justicia. Para que el cuidado de la casa/comunidad funcione de acuerdo a los nuevos valores del anuncio de Jesús, se requiere que cada persona que le ha dado la adhesión y fidelidad al movimiento alternativo de Jesús, “este despierto, vigilando, atento, y trabajando” a favor de todas las personas/comunidad que conforman dicha casa.

Estar despierto y cuidando de cada persona de la casa no es tarea fácil; porque da la impresión de que Jesús no regresa, o se ha ido definitivamente. Muchas veces hemos puesto el énfasis en descifrar inútilmente “el día y la hora” de la llegada de Dios y se nos han olvidado las indicaciones de Jesús de: cuidar, velar, estar atentos, y trabajar por cada persona que conforma la casa. Hoy más que nunca debemos preguntarnos:

¿Cómo estoy cuidando de mi casa-comunidad-mundo? ¿Soy capaz de esperar activamente al Dios dueño de la Casa que me visita diariamente? No podemos dormirnos con espiritualidades que enajenen el mensaje claro y concreto que nos ha dado el Dueño de la Casa de: “Estén prevenidos”. Hoy más que nunca el cuidado de nuestra casa/comunidad/mundo debe ser el único sitio donde descubramos la presencia de Dios que se manifiesta vivo y presente en cada miembro de su casa y en cada experiencia de los miembros de la casa.

December 2017
Su Mo Tu We Th Fr Sa
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6