Consulta diaria

Primera lectura: Sab 6,1-11: 
Aprendan a ser sabios
Salmo: 81
Levántate, oh Dios, y juzga la tierra
Evangelio: Lc 17,11-19: 
Ponte de pie y vete, tu fe te ha salvado

11 En aquel tiempo, yendo Jesús de camino hacia Jerusalén, atravesaba Galilea y Samaria.
12 Al entrar en un pueblo, le salieron al encuentro diez leprosos, que se pararon a cierta distancia
13 y alzando la voz, dijeron: Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros.
14 Al verlos, les dijo: Vayan a presentarse a los sacerdotes. Mientras iban, quedaron sanos.
15 Uno de ellos, viéndose sano, volvió glorificando a Dios en voz alta,
16 y cayó a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Era samaritano.
17 Jesús tomó la palabra y dijo: ¿No recobraron la salud los diez? ¿Y los otros nueve dónde están?
18 ¿Ninguno volvió a dar gloria a Dios, sino este extranjero?
19 Y le dijo: Ponte de pie y vete, tu fe te ha salvado.

Comentário

El encuentro de Jesús con los diez leprosos, dibuja un triple movimiento para la vida de la comunidad: “ir, regresar y volver al camino”. Ir “de camino” como Jesús, significa asumir la vida con las posibilidades, riesgos y consecuencias que ello implica, buscar la recuperación y sanación de lo infra-humano, derribar los muros que nos separan, ser generadores de resiliencia, y activos inconformistas con todo tipo de discriminación social, religiosa o de condición mental o sexual. “Regresar agradecido” es reconocer cómo Dios cotidianamente nos transforma la vida, en la experiencia de sabernos perdonados, curados, invitados a amar sin exclusiones, a no creernos con el derecho de condenar o juzgar a alguien. “Volver al camino”, requiere apuesta de fe, integración de nuestro pasado, la humanización de nuestro presente y construcción de vida saludable para las generaciones futuras. Pidamos al Dios de Jesús que nos mantenga en camino, cure nuestras lepras, sanee nuestra fe y nos haga ser agradecidos en todo momento.