Consulta diaria

Primera lectura: Sab 1,1-7: 
El Espíritu llena la tierra
Salmo: 138
Guíame, Señor, por el camino recto
Evangelio: Lc 17,1-6: 
Si vuelve a decir: "Lo siento", perdónalo 

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulo:
1 Es inevitable que haya escándalos; pero, ¡ay del que los provoca!
2 Más le valdría que le ataran en el cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños.
3 Estén en guardia: si tu hermano peca, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo.
4 Si siete veces al día te ofende y siete veces vuelve a ti diciendo que se arrepiente, perdónalo.
5 Los apóstoles dijeron al Señor: Auméntanos la fe.
6 El Señor dijo: Si tuvieran fe como una semilla de mostaza, dirían a esta morera: Arráncate de raíz y plántate en el mar, y les obedecería.

Comentário

Como una preocupación pastoral de su tiempo, y válida para la vida de comunidad hoy, Lucas busca responder, evocando las palabras de Jesús, a qué es lo que constituye a la comunidad. A la comunidad la constituye, primero, la gratuidad y responsabilidad mutua por el acompañamiento integral a las personas que la conforman. Actuar para desorientar o desviar a los otros de una vida de acuerdo al evangelio, escandaliza. Segundo, la corrección fraterna, el perdón y la reconciliación implican un ejercicio de diálogo y cuidado recíproco. Confundir corrección con reproche es violencia. Tercero, sin ejercicio de perdón y de corrección fraterna la comunidad ni crece ni permanece unida, se hace indiferente, creando falsos “pactos de no agresión”. Cuarto, una fe que se identifique con la causa de Jesús y las causas hondamente humanas, crean comunidad que humaniza, de lo contrario, destruye la vida y los proyectos compartidos. ¿Son estas las preocupaciones que guían a tu comunidad o más bien le interesa el escándalo, el rencor, la indiferencia y una fe mezquina?