Consulta diaria

Primera lectura: Rom 11,29-36: 
Dios tiene misericordia de todos
Salmo: 68
Que me escuche, Señor, tu gran bondad
Evangelio: Lc 14,12-14: 
Invita a pobres y lisiados

12 En aquel tiempo dijo Jesús al que lo había invitado: Cuando ofrezcas una comida o una cena, no invites a tus amigos o hermanos o parientes o a los vecinos ricos; porque ellos a su vez te invitarán y quedarás pagado.
13 Cuando des un banquete, invita a pobres, mancos, cojos y ciegos.
14 Dichoso tú, porque ellos no pueden pagarte; pero te pagarán cuando resuciten los justos.

Comentário

Uno de los sentidos del texto de Lucas que leemos y proclamamos hoy en los contextos comunitarios, eclesiales ecuménicos de América Latina tiene que ver con el proyecto siempre actual de crear una sociedad alternativa. En la que a nivel pedagógico se creen programas y proyectos educativos que tengan como columna vertebral a la humanidad y su consecuente responsabilidad ética personal, social y global. A nivel político, se generen dinámicas y acciones que transformen la realidad de los empobrecidos, excluidos y discriminados de nuestro continente. En tercer lugar, en la que haya estrategias y/o modelos económicos en que los bienes, servicios y recursos no sean poseídos de manera absoluta, sino que tengan una función social equitativa. Sin estos criterios, la construcción de Reino en estas latitudes de la Patria Grande no tendrá lugar. Examinemos si la contrainvitación que hace Jesús a los fariseos, está transformando la mentalidad personal y comunitaria con la que establecemos nuestras relaciones, las metas que nos trazamos y los intereses que nos mueven.