Consulta diaria

Primera lectura: Jl 1,13-15; 2,1-2: 
Ya viene el día del Señor
Salmo: 9
El Señor juzga al mundo con justicia
Evangelio: Lc 11,15-26: 
El reino de Dios ha llegado

15 En aquel tiempo, después que Jesús expulsara un demonio, algunos dijeron: Expulsa los demonios con el poder de Belcebú, jefe de los demonios.
16 Otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo.
17 Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: Un reino dividido internamente va a la ruina y se derrumba casa tras casa.
18 Si Satanás está dividido internamente, ¿cómo se mantendrá su reino? Porque ustedes dicen que yo expulso los demonios con el poder de Belcebú.
19 Si yo expulso los demonios con el poder de Belcebú, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso ellos los juzgarán.
20 Pero si yo expulso los demonios con el dedo de Dios, es que ha llegado a ustedes el reino de Dios.
21 Mientras un hombre fuerte y armado guarda su casa, todo lo que posee está seguro.
22 Pero si llega uno más fuerte y lo vence, le quita las armas en que confiaba y reparte sus bienes.
23 El que no está conmigo está contra mí. El que no recoge conmigo desparrama.
24 Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, recorre lugares áridos buscando descanso, y no lo encuentra. Entonces dice: Volveré a mi casa, de donde salí.
25 Al volver, la encuentra barrida y arreglada.
26 Entonces va, toma consigo otros siete espíritus peores que él, y se meten a habitar allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el comienzo.

Comentário

No hay cosa más tremenda que una difamación, calumnia o descalificación a una persona que sirve a su comunidad. Fue lo que pretendieron hacer con Jesús sus adversarios. Descalificarlo y desacreditarlo diciendo que las acciones salvíficas, liberadoras que realizaba en favor del pueblo lo hacía en nombre del espíritu del mal. Por eso Jesús reacciona fuertemente contra esas falsas acusaciones.

Les confronta sobre la actuación de sus discípulos. No los acusa pero los cuestiona directamente. Tampoco en el seno de la iglesia, de los grupos apostólicos y pequeñas comunidades falta este tipo de acusaciones y desacreditaciones: se critica a los catequistas, animadores, ministros, líderes de la comunidad por pura envidia y egoísmo. Muchas comunidades y grupos apostólicos se terminan por habladurías y calumnias. Aprovechemos la oportunidad para realizar una revisión de vida a fondo, tanto personal como comunitariamente para identificar con honestidad los factores que van destruyendo o debilitando la vida comunitaria y familiar. Oremos por nuestros grupos y animadores para que no se desanimen ante las adversidades y conflictos.

December 2017
Su Mo Tu We Th Fr Sa
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6