Consulta diaria

Primera lectura: Núm 21,4-9: 
Quedarán sanos
Salmo: 77
No olviden las acciones del Señor
Segunda lectura: Flp 2,6-11: 
Dios lo exaltó sobre todo
Evangelio: Jn 3,13-17: 
Ha de ser elevado el Hijo del hombre

13 En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo: el Hijo del Hombre.
14 Como Moisés en el desierto levantó la serpiente, así ha de ser levantado el Hijo del Hombre,
15 para que quien crea en él tenga vida eterna.
16 Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en él no muera, sino tenga vida eterna.
17 Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio de él.

Comentário

Celebramos la fiesta de la Santa Cruz. Las lecturas del día y el prefacio de esta fiesta nos recuerdan que Dios “puso la salvación del género humano en el árbol de la Cruz, para que de donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida, y el que venció en un árbol (Satanás en el libro del Génesis), fuera en un árbol vencido (por Jesús en la Cruz)”. Jesús clavado en la Cruz nos revela la verdad y hondura del amor de su Padre y nuestro Padre y del mismo Jesús. “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único…”. Nadie ama tanto como el que da su Vida, por los que ama. Esta iniciativa de Dios puede ser aceptada con la Fe o rechazada con la incredulidad. El Señor no ha venido a juzgarnos pero el juicio se realiza en el aquí y ahora por la actitud del ser humano ante la oferta de vida.