Consulta diaria

Primera lectura: Col 1,21-23: 
Dios los ha reconciliado
Salmo: 53
Por tu inmensa bondad, ayúdanos
Evangelio: Lc 6,1-5: 
¿Por qué hacen en sábado lo prohibido?

1 Un sábado en que atravesaba unos campos de trigo, los discípulos de Jesús arrancaban espigas, las frotaban con las manos y comían el grano.
Unos fariseos les dijeron: ¿Por qué hacen en sábado una cosa prohibida?
Jesús les contestó: ¿No han leído lo que hizo David con sus compañeros cuando estaban hambrientos?
Entró en la casa de Dios, tomó los panes consagrados, que pueden comer sólo los sacerdotes, comió y los compartió con sus compañeros.
Y añadió: El Hijo del Hombre es Señor del sábado.

Comentário

Jesús nos muestra el verdadero sentido de las cosas. La primer fidelidad que Dios nos pide y que nos compromete a ser más humanos y más responsables, es la fidelidad a la persona humana y a la búsqueda de su bien y de su crecimiento pleno. Así las leyes y mandamientos tendrán sentido cuando son los medios que nos ayudan a discernir dónde se encuentra el bien y la fuerza de crecimiento de cada persona. Haciendo uso de nuestra inteligencia y conocimiento debemos decidir de qué modo podemos expresar y mantener en fidelidad el espíritu de la ley y los mandamientos responsablemente y promoviendo así el bien y la vida que se nos ha encomendado. De este modo, el sábado pierde su valor absoluto, para ser solamente el tiempo del encuentro libre y fiel entre el creyente y el Padre, por medio de Jesús. El amor y la confianza en Dios nos ayuden a ser fieles de manera responsable.